Abriendo la puerta al pizzero, sin bragas

Recuerdo que desde hace un par de años, el trabajo de repartidor de pizzas está infravalorado por los jóvenes, a muchos no les gusta el detalle de tener que perderse los sabados por la noche de casa en casa haciendo repartos.repartidor de pizza

A veces la cosa no pinta tan mal y puedes llegar a ser el repartidor con más fortuna del mundo, para ellos solo tienes que tener la suerte de entregar la pizza adecuada a la chica perfecta.

Al parecer se ha puesto  de moda ser una calienta pollas braguetas, la cosa consiste en pedir una pizza y recogerla ligerita de ropa o desnuda, el sueño de cualquier repartidor.



Vaya, vaya...

Todavía no ha comentarios, se el primero en dejar tu opinión

Escribe tu comentario




Uso de Cookies

Querido Petardaco, para mejorar tu experiencia de navegación, recoger estadísticas o mostrar publicidad Petardacos.com usa cookies propias o de terceros en el sitio web. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de Cookies. Si por el contrario no la aceptas, por favor abandona la web o pulsa aquí.