Concurso de bofetadas entre amigos

Alcoholizado o no, el flacucho no debió de pensar mucho en el lugar donde se metia al ver semejante tamaño del brazo de su amigo. concurso de bofetadas

El caso es que como sucede en estos casos siempre se intentan hacer los machos, ante la atónita mirada de las hembras que esperan ansiosas la resolución del combate.

Como siempre suele suceder, hay uno que acaba pagando por toda la tensión acumulada en la semana y termina por recibir una hostia  con tanta rabia, que acaba por dejar a su amigo inconsciente.



Vaya, vaya...

Todavía no ha comentarios, se el primero en dejar tu opinión

Escribe tu comentario




Uso de Cookies

Querido Petardaco, para mejorar tu experiencia de navegación, recoger estadísticas o mostrar publicidad Petardacos.com usa cookies propias o de terceros en el sitio web. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de Cookies. Si por el contrario no la aceptas, por favor abandona la web o pulsa aquí.